Una nueva era para la salud mental en el trabajo. No se puede aplazar más.

Los empleados necesitan y esperan lugares de trabajo sostenibles y mentalmente saludables, lo que requiere asumir el trabajo real del cambio cultural. No es suficiente simplemente ofrecer las últimas aplicaciones o emplear eufemismos como "bienestar" o "aptitud mental". Los empleadores deben conectar lo que dicen con lo que realmente hacen.

Aumento del desgaste. Más empleados están dejando sus trabajos por razones de salud mental, incluidas las causadas por factores en el lugar de trabajo como el trabajo abrumador e insostenible.

Los desafíos de salud mental son ahora la norma entre los empleados en todos los niveles de la organización.

Más empleados están hablando de salud mental en el trabajo que en 2019. Casi dos tercios de los encuestados hablaron sobre su salud mental con alguien en el trabajo en el último año.

El papel de la compañía en la salud mental de los empleados es clave.

Los empleados no experimentan problemas de salud mental de forma aislada. Los empleadores también juegan un papel, tanto bueno como malo.

Cada vez más, la atención se centra en el efecto del trabajo en la salud mental de todos. Un abrumador 84% de los encuestados informó al menos un factor en el lugar de trabajo que afectó negativamente su salud mental.

Las empresas finalmente están invirtiendo más en apoyo de salud mental por necesidad, pero aún no han logrado un verdadero cambio cultura.

Los empleadores se benefician de apoyar la salud mental en el trabajo.

Los empleadores que han apoyado a sus empleados con la pandemia, las injusticias raciales, la planificación del regreso a la oficina y / o la salud mental en general tienen mejores resultados de salud mental y compromiso.

Los empleadores deben pasar de ver la salud mental como un desafío individual a una prioridad colectiva. Dados todos los factores en el lugar de trabajo en juego, las empresas ya no pueden compartimentar la salud mental como la responsabilidad de un individuo para abordar solo a través del autocuidado, los días de salud mental o los beneficios para los empleados.

No solo debe ser relegado a RRHH. Los líderes deben servir como aliados compartiendo su propia experiencia personalpara fomentar un ambiente de transparencia y apertura.

Las organizaciones tienen que capacitar a los líderes, gerentes y todos los empleados sobre cómo navegar por la salud mental en el trabajo, tener conversaciones difíciles y crear lugares de trabajo de apoyo. Los gerentes son a menudo la primera línea para notar los cambios y apoyar a sus subordinados directos. Construir un entorno de seguridad psicológica es clave.

Un componente crítico es proporcionar flexibilidad. Promover la autonomía, establecer límites y crear normas en torno a las comunicaciones, la capacidad de respuesta y la urgencia pueden recorrer un largo camino hacia la construcción de una cultura mentalmente saludable.

Otras ideas incluyen no enviar correos electrónicos después de las horas de trabajo, tiempo de trabajo enfocado y días sin reuniones. Los líderes deben modelar estos y otros comportamientos mentalmente saludables para que los empleados realmente sientan que pueden hacer lo mismo.

Los empleadores deben proporcionar oportunidades de conexión en toda la organización y también promover estas conversaciones continuas y más profundas entre los gerentes y los informes directos, así como entre los colegas. "¿Cómo estás?" siempre debe ser seguido con "¿Cómo puedo ayudarte?" especialmente a nivel de gerente.

Tanto los programas base en bienestar y eficiencia, como los dirigidos a liderazgo consciente e inteligencia emocional, entrenan y preparan a líderes y equipos para abordar esta nueva era.

Contacta conmigo para solucionar cualquier duda.

Contactar

Cerrar

Contacta conmigo para solucionar cualquier duda.

Contactar